La importancia de controlar la presión arterial durante el embarazo

Si usted está diagnosticada como hipertensa y está en estado de embarazo es necesario consultar  a su médico para detectar a tiempo cualquier complicación.

Las mujeres hipertensas tienen mayor riesgo a desarrollar preclamsia durante el embarazo. Esta condición puede desencadenar un  alto  riesgo para la madre y para el bebé como partos prematuros, problemas renales y hepáticos.

La preclamsia es el aumento repentino de la presión arterial después de la semana 20 de gestación. Puede ocasionarse debido a  factores de riesgo como la edad,  el grupo étnico, primer embarazo, cambios en el líquido amniótico,  alteraciones vasculares, embarazo gemelar, la herencia y los factores nutricionales.

Según la Liga Colombiana contra el Infarto y la hipertensión las pacientes con hipertensión crónica y en estado de embarazo se clasifican como de alto riesgo  obstétrico  y necesitan un control prenatal más  estricto.

Por esta razón controlar la presión sanguínea a diario es muy importante y acudir donde el médico para que indique cuál es el tratamiento a seguir.

Siga estas recomendaciones para bajar la presión arterial durante el embarazo:

Inicie un programa de ejercicios:

  • Mínimo 30 minutos de  ejercicios aeróbicos como nadar y caminar de manera suave y tranquila.
  • Siempre consultar con el doctor antes de iniciar un programa de ejercicios y pregúntale si es seguro hacer ciertas actividades.

 Controle su peso:

  • El sobrepeso es un factor de riesgo de la hipertensión y durante el embarazo se debe subir de manera prolongada y dentro de los límites.
  • Lleve una dieta saludable durante todo el periodo de gestación. Incluya frutas y verduras a diario.

Bájele al estrés:

  • Se recomienda no trabajar en exceso ni someterse a largos periodos de estrés porque se puede elevar la presión arterial.
  • Opte por técnicas de relajación como la meditación o el yoga.

No deje de tomar su medicamento:

  • Consulte con su doctor cuál es el medicamento indicado durante el embarazo.

 Evite la sal y alimentos procesados:

  • No agregues sal a los alimentos, prefiera comino, pimienta y hierbas aromáticas.
  • Lave siempre los alimentos enlatados para quitarles el sodio.
  • Compre alimentos cuya etiqueta diga bajo en sodio o sin sodio.
  • Evite los alimentos procesados, tales como las galletas, las frituras, los productos de panadería y pastelería que suelen tener alto contenido de sodio.

 Evite el alcohol :

  • El alto consumo de alcohol eleva la presión arterial y podría poner en riesgo el desarrollo del feto. Es mejor preguntar le doctor antes de tomar así sea una sola copa de vino.