Enfermedades

Enfermedad arterial periférica

Esta enfermedad ocurre cuando hay un estrechamiento de los vasos sanguíneos fuera del corazón. La causa es la arterioesclerosis. Esto sucede cuando placa se acumula en las paredes de las arterias que abastecen de sangre a brazos y piernas.

Si su médico le informa que tiene esta enfermedad, significa que el flujo de su sangre por las arterias no es el correcto. Generalmente esto ocurre porque las arterias se bloquean o se angostan debido a la acumulación de grasas (arterioesclerosis).

Cuando esto ocurre, no llega suficiente sangre a diferentes partes del cuerpo. Es ahí cuando se empiezan a sentir los síntomas, como es la claudicación, uno de los más comunes. Este es un dolor en los muslos luego de realizar un ejercicio corto, como caminar.

Si descansa el dolor se irá, pero una vez reanude la el movimiento el dolor vuelve. Esto significa que no está llegando la sangre necesaria a ciertas partes de su cuerpo, especialmente cuando realiza ejercicio y los músculos necesitan de más sangre.

¿Cuáles son las causas?

La enfermedad periférica arterial está relacionada con la presión alta, diabetes, colesterol alto, fumar cigarrillos y la edad avanzada.

¿Cuáles son los síntomas?

  • La mayoría de personas tienen dolor en las piernas al caminar (claudicación). Los síntomas de la claudicación comprenden dolores o calambres musculares en las piernas o los brazos, ocasionados por hacer actividad, como caminar, pero desaparecen después de algunos minutos de descanso.
  • La ubicación del dolor.
  • Calambres dolorosos en los músculos de las caderas, muslos o pantorrillas después de realizar ciertas actividades, como caminar o subir escaleras (claudicación).
  • Entumecimiento o debilidad
  • Sensación de frío en la parte inferior de la pierna o en el pie, en especial en comparación con la otra extremidad.
  • Llagas que no sanan en los dedos de los pies, en los pies o en las piernas
  • Un cambio de color en las piernas
  • Pérdida de vello o crecimiento lento del vello en pies y piernas
  • Crecimiento más lento de las uñas del pie
  • Piel brillante en las piernas
  • Falta de pulso o pulso débil en piernas o pies
  • Disfunción eréctil en los hombres.