Qué es el Corazón

Cómo funciona

El corazón se encuentra en el centro del pecho, detrás a la izquierda del esternón.

El aparato cardiovascular es el encargado de realizar la distribución de la sangre a todo nuestro cuerpo, en ella se transporta el oxígeno y las sustancias que proporcionan energía como el azúcar y las proteínas a las millones de células que componen nuestro organismo.

El corazón es una bomba, que con su mecanismo de bombeo y con su fuerza impulsora logra que circulen adecuadamente a través de la aorta y sus ramificaciones arteriales toda la sangre ( 5 litros) cada minuto por todos los órganos.

Y es tan precisa esa fuerza de bombeo que logra a la vez, cuando los órganos toman el oxígeno y demás nutrientes, sacar todo el desecho que cada órgano que ya no usa a través de las venas y retomar nuevamente el corazón para ser bobeado al pulmón encargado de oxigenar y llenar de todos los componentes útiles de la sangre y repetir el ciclo.

El corazón tiene cuatro cámaras o cavidades, dos aurículas y dos ventrículos. Las derechas: una aurícula y un ventrículo reciben la sangre venosa sucia y la bombean al pulmón para limpiarla a una presión de 30 mmhg. Las izquierdas: una aurícula y un ventrículo reciben la sangre limpia del pulmón y la bombean por la aorta y sus ramificaciones a una presión de 120 mmhg.

Las válvulas cardíacas

Las válvulas que controlan el flujo de la sangre por el corazón son cuatro:

  1. La válvula tricúspide controla el flujo sanguíneo entre la aurícula derecha y el ventrículo derecho.
  2. La válvula pulmonar controla el flujo sanguíneo del ventrículo derecho a las arterias pulmonares, las cuales transportan la sangre a los pulmones para oxigenarla.
  3. La válvula mitral permite que la sangre rica en oxígeno proveniente de los pulmones pase de la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo.
  4. La válvula aórtica permite que la sangre rica en oxígeno pase del ventrículo izquierdo a la aorta, la arteria más grande del cuerpo, la cual transporta la sangre al resto del organismo.

¿Pero cómo se hace para que la sangre no se devuelva y circule perfectamente dentro del corazón?

Existen unas válvulas que separan cada cavidad, la tricúspide entre la aurícula derecha y el ventrículo derecho y el pulmón. La válvula mitral, entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo. La válvula aortica entre el ventrículo izquierdo y la aorta. Es perfecto su mecanismo, lamentablemente es susceptible de fallar y más cuando no se cuida y no se le da el mantenimiento adecuado. En cada uno de nosotros está la responsabilidad de cuidarlo y lo más importante conocer cuáles son las causas que llevan a que él se enferme.