Pescados

Los pescados aportan entre un 18-20 % proteínas de alto valor biológico.
Son buena fuente de vitaminas del grupo B, especialmente B1 y B2.
El pescado azul, aporta además vitaminas liposolubles A y D.
Presentan bajo aporte de ácidos grasos saturados y omega 6, y alto aporte de ácidos grasos insaturados (omega 3 y oleico).
Es rico en yodo, fósforo, potasio, magnesio y calcio (sólo si se consume con espinas).
Contiene escaso tejido conjuntivo, lo que le confiere mayor digestibilidad.
Su contenido en grasa es muy variable, entre un 1 y 13%.
Los pescados azules (arenque, caballa, sardina, salmón, trucha, atún) presentan mayor contenido graso que los pescados magros o blancos (merluza, bacalao). La grasa del pescado es rica en ácidosgrasos polinsaturados omega 3, que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Consejos

Un pescado es fresco si:

Tiene los ojos claros y brillantes.
Sus colores son limpios y vivos.
Las agallas son rojas, brillantes y sin mucosidad.
Las escamas son tornasoladas y la carne firme.
Huele a mar y algas.

Para prevenir la parasitosis por anisakis:

Evita consumir pescado crudo o poco cocinado.
No ingieras preparaciones caseras en vinagre, marinados o ahumados.
Cocina el pescado a una temperatura de 60ºC durante 10 minutos.
Consúmelos sólo si han sido congelados previamente durante 24 horas a una temperatura de -20ºC.

Ingesta recomendada de pescado
3-4 raciones a la semana.
1 ración: 125-150 g (1 filete individual)