Huevos

La ingesta recomendada es de 3-5 huevos a la semana.

Si se tiene niveles altos de colesterol en sangre, reducir a 2-3 huevos completos (clara + yema) ó 2-3 yemas y 4-5 claras a semanales.

Características

Tienen proteínas de muy buena calidad y de alto valor biológico.
También incluye vitaminas de los grupos A y B. Por último, contiene minerales entre los que destaca el hierro, cuyo origen animal permite una fácil absorción.
La clara está compuesta fundamentalmente por albúmina, la proteína de mayor calidad biológica. Para aprovechar completamente la clara de huevo hay que cocerla, ya que contiene algunos antinutrientes (avidina y ovomucoide) que se inactivan con el calor.
La yema contiene grasa (lecitina), proteínas, hierro, azufre y vitaminas A, B, D y E. Es rica en grasa y colesterol.
La composición nutritiva del huevo no depende del color de la cáscara. Es una buena alternativa a la carne o el pescado. De fácil digestión y masticación, el huevo resulta ideal para niños, ancianos y personas con unas necesidades altas de proteínas.
El huevo se usa mucho en repostería por sus capacidades espumante, emulsionante, espesante, aglutinante y colorante.

Para evitar la salmonelosis

No deje nunca a temperatura ambiente los huevos ni los alimentos elaborados con ellos.
Consérvelos en la nevera y consúmalos antes de pasadas 24 horas.
No compre huevos con la cáscara rota o sucia.
Lávese bien las manos y limpie los utensilios de cocina antes de cocinar.
Rompa el huevo en el borde de un recipiente distinto a donde lo vaya a batir.
No lave los huevos antes de meterlos en la nevera, ya que eliminará la película protectora y se abrirían los poros de la cáscara.
Si separa las claras de las yemas, no use la propia cáscara del huevo.