Recuperación

Existe la falsa creencia que luego de cualquier evento cardíaco lo mejor es quedarse en cama durante semanas. Y si bien es normal sentir cierta inseguridad y temor, usted puede recuperar una vida normal en pocas semanas.

Lo importante es que siga una adecuada rehabilitación cardíaca y que conozca los riesgos. Esta guía le servirá de ayuda.

Ansiedad y depresión

Estos dos estados de ánimo son los más comunes luego de sufrir un infarto o de tener cualquier enfermedad cardiovascular de riesgo.

Es normal estar preocupado y sentir temor de que vuelva a ocurrir. Sobre todo es un duro golpe a la confianza de uno mismo.

Por eso los problemas emocionales deben hablarse si se quieren solucionar. Lo importante es saber que la depresión y la ansiedad son problemas solucionables.

Estos son algunos de los síntomas de la depresión:

  • Tristeza o ganas de llorar
  • Falta de disfrute o interés en el trabajo y aficiones
  • Falta de interés por el sexo
  • Baja autoestima
  • Preocupación por su salud
  • Problemas para mantener la concentración
  • Problemas de sueño, dificultad para dormirse o despertarse temprano
  • Cansancio constante

De vuelta al trabajo

La mayoría de las personas que han sufrido un infarto tardan entre 2 y 3 meses en volver al trabajo. Para quienes tienen un empleo con pocas exigencias físicas un plazo de ocho semanas debería ser suficiente.

Si el empleo exige de cierto esfuerzo físico el periodo de recuperación tendría que ser más largo y debería incluir ejercicios especiales que contribuyan a recuperar la fuerza.

Actividad sexual

Este es un tema que preocupa mucho pero del que se habla poco. Luego de un infarto, es normal que no apetezca la actividad sexual, pero es perfectamente razonable volver a mantener relaciones sexuales 3 o 4 semanas después del episodio.

Hay que evitar aplicarse con excesivo vigor hasta estar recuperado del todo, lo que suele suceder tras 6 u 8 semanas. Por otro lado, puede que parte de la medicación que reciba disminuya su apetito sexual, en cuyo caso debe hablar con su médico al respecto.

Vacaciones

Es mejor no viajar durante los dos primeros meses luego del infarto. Si está pensando hacerlo luego de este periodo de tiempo consúltelo con su médico. No se olvide de llevar su medicamento en el equipaje de mano.