Medicamentos

Recuerde que no hay medicinas milagrosas y que un tratamiento ideal es el que su médico le indique.

El tratamiento estará dirigido inicialmente a cambiar sus hábitos de vida que fueron los causantes de su enfermedad, y se ayudará de varios medicamentos que a continuación sus principios activos mencionamos.

Las estatinas son un medicamento para reducir el colesterol ´malo´ o LDL. Generalmente las compañías farmacéuticas le ponen nombres registrados a los genéricos, sin embargo usted podrá encontrar los siguientes nombres en los prospectos de los medicamentos: Atorvastina, Cerivastatina Sódica, Fluvastatina, Prevastatina, Simvastatina.

Estos medicamentos vienen ya sea en cápsulas o en comprimidos y entre los posibles efectos secundarios están el dolor de cabeza, la indigestión y la inflamación ocasional de los músculos.

Pueden ser recetados para personas que han sufrido un infarto, un derrame cerebral o la enfermedad arterial periférica.
Hay algunos efectos secundarios, pero las estatinas son una de las medicinas más estudiadas y seguras que hay. Como esta droga actúa sobre las células del riñón, el funcionamiento de este órgano puede llegar a ser afectado. Si esto ocurre, lo más probable es que su médico le reduzca la dosis.

Algunas personas pueden llegar a experimentar dolores musculares al comenzar el tratamiento. Si el dolor continúa consúltelo con su médico.
Si los efectos secundarios persisten, es posible que su médico le cambie el tipo de estatina. Todas las clases hacen el mismo trabajo, pero su estructura química varía. Así que si usted presenta una sensibilidad ante un tipo de estatina es posible que no tenga efectos secundarios con otro.
Es importante encontrar la estatina que más se adecúe a su organismo porque es probable que tenga que tomar esta medicina a largo plazo porque el cuerpo siempre estará produciendo colesterol.

Tenga en cuenta que aparte de tomar la medicina también tiene que adoptar un cambio en su estilo de vida. Cuide su dieta, sobre todo evite las comidas con grasa saturada, y manténgase físicamente activo. Es decir realice ejercicio regularmente.

Este tipo de medicamentos son para disminuir el ritmo cardíaco y la presión arterial, así como para proteger al paciente contra el infarto.

Su función es la de bloquear los efectos de adrenalina en los pulmones y vasos sanguíneos, también llamados receptores beta del corazón. De esta forma, cuando se realice ejercicio físico, el betabloqueante le permite al corazón trabajar fuertemente sin que le cause a la persona dolor.

Los betabloqueantes no son recomendados para personas que sufran de asma o bronquitis. Si usted es diabético puede que el medicamento oculte los síntomas de niveles bajos de azúcar en la sangre. Por lo tanto, es probable que su médico le recomiende no usar este medicamento.

Entre los posibles efectos secundarios están la sensación de cansancio, somnolencia y pesadillas. Hay pacientes que han experimentado manos y pies fríos, dolor muscular en las piernas, y en algunos casos impotencia.

Pueden venir en comprimidos o cápsulas. Estos son los nombres de los genéricos: Acebutolol, Atenolol, Bisoprolol, Labetalol, Metoprolol, Nadolol, Oxprenolol, Pindolol, Propranolol, Timolol.

La aspirina ha sido utilizada para aliviar el dolor por más de 100 años, pero también se ha demostrado efectiva para prevenir los coágulos de sangre en las arterias, lo cual evita los infartos.

Su función es la de diluir la sangre. La vuelve más liviana porque reduce los niveles de acumulación o agregación de las plaquetas que son las que forman los coágulos.

Es importante que la dosis a tomar sea menor que cuando se trata de un dolor, por ejemplo, de cabeza. La dosis es de una pastilla de 75 miligramos al día.

Puede ser recetada para pacientes que sufren de angina de pecho, para las enfermedades coronarias, y en ciertos casos, para personas en riesgo de enfermedad coronaria o derrame cerebral.

Generalmente no hay efectos secundarios, pero algunas personas sufren de problemas digestivos.

Los nitratos son los medicamentos más utilizados para aliviar la angina de pecho y eliminar el dolor. Estos relajan los músculos de las paredes de las venas y arterias. Estas se dilatan para mejorar el flujo sanguíneo al corazón

Pueden venir en cápsulas y comprimidos, pero también hay parches y aerosoles. La nitroglicerina es uno de los más comunes aerosoles y comprimidos ya que es absorbida muy rápidamente. Debe situar los comprimidos y aplicar el aerosol bajo la lengua.

Entre los efectos secundarios se encuentran sofocos y dolores de cabeza. Si se marea después de tomar el medicamento siéntese o estírese en el piso o cama y espere un rato hasta que desaparezcan los efectos.

Podrá reconocerlos por el nombre del genérico: Nitroglicerina, Isosorbida Dinitrato, Isosorbida Mononitrato, y Pentaerytritol Tetranitrato.

También llamados  bloqueadores de los canales de calcio, su función es la de disminuir el ritmo de absorción del calcio en las células.

Para que el corazón funcione normalmente necesita un flujo de calcio en las células musculares, y este medicamento reduce ese flujo, lo cual permite que las arterias se relajen y se dilaten. Estos mejoran el riego sanguíneo. Por eso, el paciente podrá aumentar su actividad física sin sentir dolor.

En comprimidos o en cápsulas, sirven para aliviar la angina de pecho. De posibles efectos secundarios se encuentran los sofocos, dolor de cabeza, edema en los tobillos, y estreñimiento.

Los genéricos son: Amlodipino, Diltiazem, Felodipino, Nicardipino, Nifedipino, Nisoldipino, y Verapamilo. Vienen en comprimidos o cápsulas.

Son utilizados para prevenir la insuficiencia cardíaca y el infarto.

Esta enzima aumenta la cantidad de angiotensina de la sangre lo cual el cuerpo retenga más agua y sal de los normal porque los vasos se constriñen.

Algunos efectos secundarios son una tos seca, mareos, y diarrea ocasional.

Vienen en comprimidos o cápsulas y son conocidos por sus genéricos: Captopril, Cilazapril, Enalapril, Fosinopril, Lisinopril, Perindopril, Ramipril, Quinapril, Trandolapril.