Ejercicio, el mejor aliado de la hipertensión

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Internacional de Hipertensión Arterial recomiendan realizar ejercicio diario para disminuir la tensión arterial como medida preventiva.

Antes de realizar cualquier ejercicio tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • FRECUENCIA : regular, ojalá diaria, lo peor solo el fin de semana.
  • INTENSIDAD: moderada, es decir, que durante el entrenamiento se sienta fatiga, pero se pueda hablar.
  • DURACIÓN: como mínimo 20 minutos por sesión.
  • TIPO DE EJERCICIO: Es efectivo incluir prácticas como caminar, bailar, correr, nadar y montar en bicicleta de 30 a 60 minutos al día, al menos 3 veces a la semana. El que requiera mantener aire ( levantar pesas) está contraindicado para cardiópatas e hipertensos.

Aquí un listado de los ejercicios más aconsejables:

Caminar

Hacerlo más de media hora al día a paso ligero es un ejercicio muy recomendable para reducir la presión arterial. Esta actividad física de baja intensidad ayudará a mantener la salud del corazón estable si se combina con una dieta rica en frutas y vegetales.

Montar en bicicleta

es muy adecuada para las personas hipertensas porque es un ejercicio aeróbico que pone a trabajar el corazón, aunque debe hacerse a un ritmo moderado. Evitar las fuertes temperaturas y las superficies montañosas para no fatigarse.

Nadar

también es muy beneficioso para la salud porque ayuda a reducir la presión arterial. Se recomienda practicarlo con moderación y a un ritmo suave pero constante. Esta práctica mejora la circulación, reduce los dolores de espalda y disminuye la tensión.

Yoga o Pilates

son muy aconsejable no solo porque ayudan a tonificar los músculos sino también porque nos enseña a respirar y a relajarnos. No olvidemos que el estrés es uno de los principales detonantes.

Otros beneficios que el ejercicio le aporta a su cuerpo:

  • Aumenta la vitalidad
  • Ayuda a combatir el estrés y a relajarse
  • Mejora la imagen de sí mismo
  • Le da más energía y capacidad de trabajo
  • Incrementa la resistencia a la fatiga
  • Ayuda a combatir la ansiedad y la depresión
  • Mejora el tono muscular
  • Quema calorías, ayudándole a perder su peso de más o a mantenerse en su peso ideal.
  • Ayuda a combatir el insomnio
  • Libera óxido nítrico y ácido láctico que producen vasodilatación reduciendo la presión arterial actuando hasta por 24 horas
  • Al hacerlo periódicamente disminuye la frecuencia cardiaca facilitando el trabajo de corazón.
  • Produce perdida de sodio atreves del sudor similar a la que producen los diuréticos.
  • Baja el colesterol malo ( LDL) y sube le bueno (HDL)
  • Disminuye el azúcar en la sangre.
  • Disminuye la rigidez arterial e incrementa la formación de nuevos vasos favoreciendo la circulación más en el corazón (angiogénesis)

Qué precauciones tomar

  • Antes de comenzar un programa de ejercicio físico, debe consultar con su médico. Según sus cifras de tensión, él le recomendará medidas adicionales como restringir la ingesta de sal o tomar medicación.
  • Teniendo en cuenta que durante el ejercicio puede subir la tensión arterial, el especialista puede decidir bajar primero sus valores de tensión antes de iniciar una actividad deportiva.
  • Si levanta pesas, no haga ejercicios puramente isométricos, como empujar contra un objeto fijo, porque puede elevar su tensión hasta niveles peligrosos.