Ecocardiogramas

Este examen muestra una imagen en movimiento del corazón. No sentirá ningún dolor y no le tomará mucho tiempo, alrededor de 15 minutos. El sistema consiste en ondas de sonido que hacen eco contra estructuras del corazón y así producen una imagen detallada del músculo en una pantalla. Leer mas
Gracias al ultrasonido se obtiene información sobre el movimiento, grosor, forma, fuerza, tamaño y funcionamiento de las válvulas del corazón. Permite observar cómo se contrae el corazón y examinar las zonas afectadas por falta de riego sanguíneo.

Generalmente su médico tomará imágenes antes y después del esfuerzo físico, y el corazón puede ser estimulado ya sea con actividad física o con un medicamento.
El proceso es similar al electrocardiograma ya que se utilizan electrodos en el pecho. Es muy útil si recientemente tuvo un infarto o una falla cardíaca.
Hay diferentes tipos de ecocardiogramas.

De esfuerzo

Es uno de los más comunes y consiste en realizar el examen incrementando el ritmo cardíaco ya sea por ejercicio o medicamentos.

Transesofágico

Este es utilizado cuando el médico necesita información y una imagen detallada de las válvulas del corazón. Se realiza a través de una sonda introducida en el esófago. Algunos pacientes pueden sentir alguna molestia con este procedimiento y sentir náuseas mientras es introducida la sonda. Para esto puede pedir un sedante, generalmente un spray que le es aplicado en la garganta o intravenoso. Este diagnóstico puede durar 30 minutos y una vez termina puede que se sienta mareado. Es aconsejable no consumir ningún alimento después de dos horas del procedimiento.

Transtorácico

Para la visualización del corazón se colocará el transductor sobre el pecho del paciente, generalmente sobre el lado izquierdo. El procedimiento se realizará según lo comentado previamente.

Ecocardiogramas Stress con Dobutamina

El objetivo de esta prueba es ver si existen alteraciones en la contracción de las paredes del corazón, que en la mayoría de los casos son secundarias a enfermedad de las arterias coronarias. Entre las indicaciones para solicitar esta prueba están:

  • Pacientes en los que se ha hecho una prueba de esfuerzo por sospecha de enfermedad coronaria y el resultado no ha sido concluyente.
  • Pacientes que ya han tenido un infarto y en los que se desee valorar el riesgo.
  • Pacientes con lesiones en las arterias coronarias que ya son conocidas y, de forma previa a tratar estas lesiones, se desee conocer cuál es la repercusión en la función del corazón de estas lesiones.
  • Ver si existe músculo cardiaco que todavía pueda recuperar su función después del tratamiento de las lesiones de las arterias coronarias.